Tu Corazón | 05 oct 2018

Tabaquismo

Fumar causa grandes daños a la salud y no existe una cantidad segura de cigarrillos. Fumar poco no nos protege de los daño del tabaco.

El cigarrillo y las otras formas de tabaco (pipa, habanos, cigarros) afectan a muchos órganos, tal es así que la mitad de los fumadores morirá por una enfermedad provocada por el tabaco y todos sufrirán consecuencias en su calidad de vida.

Algunas de las enfermedades más frecuentemente causadas por el tabaco son:

  • Enfermedades cardiovasculares: infarto, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular y aneurisma de aorta.
  • Enfermedades respiratorias: neumonía, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfisema, bronquitis crónica), exacerbación del asma bronquial.
  • Cáncer de muchos órganos como pulmón, boca, garganta, laringe, esófago, riñón, vejiga, cuello de útero, páncreas, estómago y leucemia (sangre).

Otros efectos en la salud son complicaciones post quirúrgicas, mala cicatrización, mayor riesgo fracturas de hueso, enfermedad de las encías, cataratas y úlcera en el estómago.

Las mujeres que fuman tienen 3 veces más probabilidades de ser estériles que las que no fuman. El tabaco puede provocar alteraciones menstruales y llevar a una menopausia temprana de 1.5 a 2 años antes que en las no fumadoras.

En el caso de las embarazadas las sustancias tóxicas del cigarrillo atraviesan la barrera placentaria produciendo efectos en el desarrollo del bebé. Los recién nacidos de madre fumadora presentan con mayor frecuencia muerte súbita, y son más susceptibles a bronquiolitis, asma y neumonía.

Beneficios en la salud por dejar de fumar
Nunca es tarde para dejar de fumar, y los beneficios comienzan desde el primer día.

  • A los 20 minutos la presión arterial y la frecuencia cardíaca comienzan a bajar y las arterias se relajan facilitando la circulación.
  • A las 8 horas el nivel de monóxido de carbono en sangre se normaliza.
  • A las 24 horas ya comienza a reducirse la posibilidad de un ataque cardíaco.
  • Entre las 2 semanas y 3 meses mejora la circulación y la capacidad pulmonar se incrementa hasta un 30%, usted sentirá que ha mejorado mucho su capacidad física.
  • Desde el 1er mes hasta los 9 meses mejora la tos, la congestión nasal, el cansancio y la dificultad para respirar. Las cilias recuperan su función para proteger y limpiar las vías respiratorias.
  • A los 12 meses la posibilidad de sufrir un ataque de corazón baja a la mitad.
  • A los 5 años la probabilidad de tener un ataque cerebral (ACV) disminuye a la mitad.
  • A los 10 años el riesgo de morir de cáncer de pulmón se reduce a la mitad y bajan también las posibilidades de tener cáncer de boca, garganta, esófago, vejiga, riñón y páncreas.
  • A los 15 años el riesgo de enfermedades cardiovasculares equivale al de un no fumador.


¿Qué puedo hacer para dejar?
La mayoría de los fumadores, quieren o ya han intentado dejar de fumar, pero al ser una adicción muchas veces no resulta sencillo. Hay personas que dejan de fumar por sus propios medios, pero otras necesitan ayuda y si ya decidiste dejar de fumar, tu médico puede ayudarte. Es muy habitual tener recaídas en el proceso de abandono, esto no debe frustrarte y no es un impedimento para dejar definitivamente, todo lo contrario, cuantas más veces hayas intentado, más cerca estás de lograrlo.

Tomar la decisión es muy importante, pero debemos prepararnos. En este proceso, es sumamente importante que consultes con tu médico, quien podrá orientarte y aconsejarte. Existen medicaciones con suficiente evidencia científica, que ayudan a las personas a dejar el cigarrillo tratando básicamente los síntomas asociados al síndrome de abstinencia. Debes saber que el control y el consejo médico son indispensables para decidir si necesitas medicación y seleccionar cuál es el fármaco más adecuado para tu situación particular, de acuerdo a tus antecedentes y el resultado de tus exámenes.

¿Cómo empiezo?
Asumí el compromiso y tene presente por qué queres dejar de fumar, mantente motivado, comunica esta decisión a tus seres queridos y busca contención. Fija una fecha, un día donde dejarás de fumar, conversa este punto con tu médico y tu familia. Comenza disminuyendo el número de cigarrillos hasta la fecha elegida para dejar completamente. Quita el tabaco de tu ambiente. Mantene una dieta saludable y realiza actividad física. Esta combinación te va a ayudar.

¿Es demasiado tarde para dejar de fumar?
Nunca es tarde. A la hora de dejar, no importa la cantidad ni el tiempo que haya fumado. Si dejas de fumar, disminuirá el riesgo de enfermedades como infarto, accidente cerebrovascular (ACV), enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cáncer.

¿Cuándo es el mejor momento para dejar de fumar?
¡Hoy!. Nunca es tarde… pero cuanto antes mejor.