Tu Corazón | 05 oct 2018

Diabetes

¿Qué es la diabetes?
La diabetes es una enfermedad crónica en la cual existe insuficiente efecto de una hormona denominada insulina, ya sea porque no se utiliza correctamente la existente (condición denominada resistencia a la insulina) o porque se produce poca. Una de las funciones principales de la insulina es regular los niveles de glucosa en sangre (glucemia), facilitando el ingreso de este nutriente a las células. Por eso, en las personas con diabetes la glucosa no ingresa normalmente a las células y la glucemia esta elevada.

Distintos tipos de diabetes.
De los dos mecanismos mencionados (insuficiente efecto o poca producción de insulina), el más frecuente es el primero. Más del 90% de los casos de diabetes en el mundo corresponden a la llamada diabetes Tipo 2, en la que existe resistencia a la insulina y, a pesar de que hay concentraciones elevadas de esta hormona en la sangre, no logra su efecto. Los principales factores que predisponen a la resistencia a la insulina son el exceso de peso y la falta de actividad física, situaciones cada vez más frecuentes debido al estilo de vida actual en los centros urbanos.

La diabetes tipo 1, por el contrario, es consecuencia de una escasa producción de insulina por parte del páncreas. Es más frecuente en niños y jóvenes y tiene predisposición genética. Representa menos del 10% de los casos.

¿Cómo se diagnostica?
La diabetes se diagnostica por un análisis de laboratorio de rutina, pidiendo una glucemia en ayuno. Si el valor hallado se encuentra entre 100-125 mg/dl, esto recibe el nombre de prediabetes y habrá que tomar medidas para evitar la progresión al desarrollo de la enfermedad. Si se encuentra por encima de 126 mg/dl se deberá repetir el análisis de laboratorio para confirmar el diagnóstico de diabetes.

¿Cuáles son sus síntomas?
La diabetes en general no trae síntomas. La mayoría de las personas pueden tener diabetes durante meses o años sin presentar síntomas, sin embargo existen 3 condiciones que deben despertar la sospecha de diabetes:

  • Poliuria: orinar con mucha frecuencia.
  • Polidipsia: sed exagerada, necesidad de tomar mucho líquido.
  • Polifagia: hambre constante, necesidad de comer continuamente.

¿Cuál es tu tratamiento?
Es importante recordar que la diabetes no se cura, pero se trata. Es una enfermedad seria, pero las personas diabéticas que cumplen con las indicaciones médicas, una alimentación adecuada, la práctica regular de ejercicio físico y controles periódicos pueden vivir una vida larga, saludable y sin complicaciones a largo plazo.

Para su tratamiento farmacológico se utilizan 2 tipos de medicamentos:

  • Hipoglucemiantes orales: son fármacos que, por distintos mecanismos, regulan los niveles de glucemia facilitando el ingreso de la glucosa a las células y/o potenciado la secreción de insulina por parte del páncreas. Estos fármacos se utilizan en personas con diabetes Tipo 2.
  • Insulina: es la medicación fundamental para las personas con diabetes Tipo 1. También está indicada para personas con diabetes Tipo 2 que no logran controlar la glucemia con ejercicio, alimentación saludable e Hipoglucemiantes orales.

¿Cómo se controla?
Como hemos visto, la diabetes se controla cumpliendo con la medicación indicada por el médico, llevando una alimentación adecuada, controlando los otros factores de riesgo cardiovascular y realizando actividad física diariamente. Además, es recomendable el automonitoreo que consiste en medirse la glucemia mediante una punción en un dedo. Permite conocer en distintos momentos del día los niveles de glucosa para ajustar el tratamiento. También es muy importante la educación del paciente diabético quien debe aprender de qué se trata su enfermedad, cómo controlarla, cómo prevenir complicaciones como infecciones, qué ajustes del tratamiento puede decidir por él mismo y cuándo debe consultar a su médico.

¿Cuáles son los valores recomendados?
Menor a 100 mg/dl